Atención





La finalidad de este blog es la difusión de la cultura mediante la música. De ninguna manera apoyamos la piratería. Si te gusta la música que aquí compartimos, te invitamos a adquirir una copia original







Si algún link no funciona, por favor avisa en el C-Box para resolverlo a la brevedad.





Ah! y no olvides dejar tus comentarios, son los que nos dan la pauta para saber nuestros aciertos y errores.







Esperamos que el blog sea de tu agrado.





Muchas Gracias! (Ryszard,Forgotten, Alex Eridanus y Akira )









Traductor

Indaga en las Frecuencias

Loading

sábado, 10 de septiembre de 2011

Miles Davis – Bitches Brew (1970)

Esta ocasión dejaremos de lado laparte contemporánea del blog para dar paso a uno de los discos que hacen que lamúsica tenga la forma que conocemos hasta el día de hoy. Estaos hablando de unode los discos que revolucionaron la manera de oír, escuchar y sentir el rock, (aunquede antemano sé que esto es un disco de jazz), he aquí una de las primerasmuestras de jazz fusión, hecho por uno de los grandes músicos del siglo pasadoy aún de nuestros tiempos, el mítico Miles Davis, que, en la grabación estuvomano a mano con varios de los genios del genero de ese entonces, y que es tanrevolucionario, que hasta en el sentido comercial tuvo un notable éxito.
Para este trabajo, es un discodoble, que para sus tiempos era ya de por si una osadía, en aquel entonces sehablaban de 4 caras; A,B,C,D en las cuales solo hay una grabación corta, de4:23, que lleva el nombre de “John McLaughlin” quien ya era conocido en elmedio musical de entonces por su gran virtuosismo con la guitarra que todosconocemos hoy en día.
Fuera de ese tema, los cortes vande los 11:00 en adelante, y son las improvisaciones y los arrebatosinesperados, los que hacen a este disco uno de los imprescindibles en lacolección de cualquier melómano.
Como he dicho, a pesar de ser undisco de jazz, el avant-garde no se entendería sin el preámbulo de estematerial, ya que si bien, ya se utilizaban elementos eléctricos dentro deljazz, en las piezas que aquí se mostraron, se contemplan como parte esencialdel sonido, no como acompañamiento, tomando forma sustancial de la envolvente,generado una sensación muy distinta al jazz de “escuela” al cual se tenía en unpedestal en ese entonces. Realmente se empieza con una danza del faraón quecontiene unas formas medio-orientales muy marcadas y que dan nombre a la pieza,en ningún momento repetitiva ni monótona, larga y con muchos cambios en lasestructuras, sin estar hablando de un progresivo, mas bien sería un fluido frescoque te mantiene en un ritmo intenso todo el tiempo, para la joya del disco, lacual es homónima del disco, se generan unas atmosferas al principio bastantecaprichosas… obscuras, pero sin generar ningún sentimiento de abstracción,loops limpios, una trompeta consistente, bajos eléctricos y contrabajos llevándoseel uno al otro, realmente son ramas ascendentes de la misma raíz, pero en elcamino te llevan hacia caminos muy distintos, y aún así terminas en lugaressimilares.
Las canciones subsecuentes tienengenialidad propia, cabe destacar que en esta obra, si ponen un poco de atención,notarán que trabajan dos baterías además de múltiples percusiones ¡al mismotiempo!, esto es de las características que más me atrapo de monstruo derealización. Además, su arte gráfico (al cual realmente se le ponía muchoempeño en aquellos tiempos, cosa que actualmente se ha desvalorizado mucho)viene por parte de Mati Klarwein, quien en su pintura psicodélica nos demuestravisualmente la fuerza del disco.

P.D. en años mas recientes,aparecieron las “sesiones completas” de este trabajo, si les gusta el original,vale la pena que se bajen esta versión.


1 comentario:

  1. No te anda bien la barra espaciadora? :P

    ResponderEliminar